Argentina neomenemista dictatorial del Siglo XXI

Y en eso le dije: “cuando vos respondés cosas cómo: esos negros de mierda, que viven de la vagancia porque el Gobierno con los planes sociales, lo único que hace es fomentar vagos, lo que  no te das cuenta es que estás reproduciendo un esquema a partir del cual, un tipo como vos, que laburó toda la vida, termina por ponerse en contra de otras personas pobres, que al igual que vos laburaron toda su vida…”

Sin saberlo quizás, algunos terminen por defender, desde una suerte de postura apasionada, los intereses de grupitos minoritarios, de tipos multimillonarios, excedidos eternamente en Poder, quienes al generar (a través de sus medios masivos) esta idea de que los demás son vagos, terminan concentrando en sus pocas manos la gran mayoría del dinero que se mueve en un país. Con lo cual, en una pelea de pobres contra pobres, se termina favoreciendo a un grupo de pocos ricos, grupo al cual ni siquiera pertenecen y probablemente jamás en su vida pertenezcan, cuyos protagonistas, entre otras cosas nada se preocuparán, en tal caso, por el bienestar de aquellos pobres que osen defenderlos. A pesar de haberles dado, estos últimos, el voto en las urnas.

Lo mismo sucede con los jubilados, en la actualidad argentina, bajo el relato preestablecido que supone que los anteriores gobernantes se robaron todo, siendo que ahora, con las “nuevas” políticas-económicas, paradójicamente, se vive peor que antes. Quedará por preguntarnos entonces, dónde se encontrará depositada la plata que no se robaron los dirigentes del hoy. Es inminente el triunfo de la lógica River-Boca, para mantenernos atrapados en una pelea de barro en la cual los que la conciben jamás embarrarán sus zapatos. Somos un océano lleno de mala información- o por decirlo de alguna manera, una serie de mareas aisladas, disipadas en el colmo de la desinformación, preponderando la discusión de las formas o lo anecdótico, por encima de lo concreto. Todo lo real se oculta a través de un parafraserio, o bien de una foto cuyos orígenes resultan bastante nebulosos.

Y si de leyes que salen del Congreso hablamos, no podemos dejar atrás esta nueva perversa triada: Gobierno, Sindicato, Diputados herederos. Corría el año 2014 y tras una serie de paros a sus espaldas, contra quien fuera Presidenta (Cristina F. de Kirchner), el  Barón de los Sindicatos, Hugo Moyano, ahora devenido en Presidente del Club Atlético Independiente, empezaba sigilosamente a dejar atrás su actividad de cara a la lucha por el movimiento obrero. Preocupado por su nueva provisión económica, decía que dicha institución, comandada por él, obtendría un título internacional en tres años, más precisamente para finales del año 2017. Y como buenos muchachos, sabemos bien que de cumplir promesas están hechos, finalmente  a Independiente consagraron campeón de la Copa Sudamericana, no viene al caso remitirnos ahora al cómo, lo cierto sí es que una semana después vuelve a ganar las elecciones para el puesto mayor del equipo de Avellaneda, obteniendo así los beneficios de una caja de ahorro que permita la entrada de nuevas divisas, en pleno contexto de avances (regresivos) contra los Derechos adquiridos por las porciones históricamente más postergadas del pueblo, tan postergadas ahora, nuevamente, como las promesas de un paro, compromiso (a la fecha) extrañamente  incumplido por esos buenos muchachos. Pero esto no es todo, ante la polémica e histórica Reforma Previsional que perjudica al bolsillo de las poblaciones más vulnerables, los más dagnificados, léase abuelos y receptores de planes sociales, han sido aplaudidos supuestamente como los más importantes opositores, contra la avanzada macrista, por un lado, el hijo del sindicalista recientemente citado Facundo Moyano y, por el otro, la esposa del gran “compañero”, autor de la célebre frase: “tenemos que dejar de robar por dos años”, Graciela Camaño (cónyuge de Luis Barrionuevo). No hay que ser ningún vidente para comprender que el futuro del país está siendo puesto de rodillas. Una nueva redistribución, claramente regresiva, deja en evidencia, por lo tanto, una readaptación a manos de quienes una honrada defensa uno debiera esperar.

En estas épocas de patronazgo in extremus, las órdenes bien de arriba serán dadas, de igual forma la violencia implantada. Por ende, el estado actual de cosas, es de por sí violento en  su originaria esencia. Que no nos sorprenda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s