El conejo Esteban vs la tortuga Cris

Corría la tarde de aquel domingo y el conejo Esteban con la tortuga Cris se batían a una carrera, cuya meta se encontraba aun lejos por impredecible. En la antesala, bien podía verse un conejo borracho en su verborragia destructiva, del otro lado, poco y nada se había escuchado de la tortuga renaciente en sus esperanzas.

Y así, sin más, llegaba el disparo inicial, que daba el puntapié a la carrera. Cuando de la nada, en su pequeño gran esfuerzo, la tortuga Cris comenzaba a dar sus primeros pasos, el conejo Esteban, algo burlesco en su tinte superador, se jactaba de seguir apresando a todo pibe que a su paso cruzara. Poco parecía importarle la carrera contra aquella tortuga de la que casi nulas apariciones se venían chequeando, pensaba así el conejo que la lentitud de su oponente le permitiría reposar fanfarrias de jerarquías exclusivistas, de cara a su darwinista llegada.

Sin embargo, no fueron del todo bien recibidas las actitudes excéntrico-clasistas, a los ojos de una popular oscilante, entre vaivenes de riquezas y pobrezas. Mientras tanto, la tortuga Cris seguía danzante en su lento caminar, sin que nada pareciera ocupar las preocupaciones típicas que de una carrera desigual pudieran surgir. Los aparatos mundanos habían demostrado solo su sonrisa, posando sus veredictos favorablemente hacia la parcialidad de patas más largas.

Y percibiendo el malestar, ante las fallidas apariciones del conejo Esteban, hubo que recurrir a la tristemente célebre trampa. Como para frenar la hemorragia de argumentos arios, se mandó a la pista a la coneja Mariu, quien por un instante hizo dudar a todos por no comprenderse si era legal su participación, en esta campaña de la tortuga contra el conejo. Tal es así que, habiendo dejado la pista prácticamente regalada, la tortuga Cris se vio a pasitos del final. Pero increíblemente, como sí de un oasis se tratara, la meta se iba alejando cada vez un poco más. Ya descalificada y por fuera del terreno la coneja Mariu, cual truco de magia, empezaba a escalar posiciones inusualmente el conejo Esteban, poniéndose de forma inexplicable e incomprensible pasitos delante de la tortuga Cris. Más aun, cuando el terreno empantanado se puso favorable al caminar de la tortuga, increíblemente, se cortó la transmisión…

De todas maneras, podía la tortuga, en conclusión, reposar convencida de haber dado pelea hasta el final, contra un oponente que puso todas sus manias, sus trampas y sus aparatos, a disposición de manipular los términos de la conquista. Si bien no era pertinente aun hablar de un triunfo, bien sabíamos quiénes estábamos perdiendo, en este juego que se supone democrático…

2 pensamientos en “El conejo Esteban vs la tortuga Cris

  1. es tremendo. Desde el martes que sabia de una reunion entre el brujo Peña y el titiritero Duran con los medios amigos. Se decia que iban a dar una encuesta trucha donde la tortuga perdia por 4 puntos. Ahora vengo a comprender que en realidad a la medianoche cuando los periodicos y los medios extranjeros cerraron cobertura, la tortuga quedaba 4 puntos abajo del conejo…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s