Argentinos Poor-Friendly: No hay Sistema

Recientemente tuve que acercarme a una dependencia del Estado, con el propósito de hacer un trámite, para poder estar tranquilo y sentirme así adentro del sistema, pero no pude hacerlo porque: “no hay sistema” (así me dijeron). Al final, volvieron esas locas ganas, de adolescente esencia, por permanecer siempre fuera de ese maldito tramiterío que implica la cotidianidad de nuestras vidas conciudadanas. El sistema me invitaba una vez más a salirme del sistema, valga la redundancia.

Pero lo cierto, queramos o no, terminamos volviendo a entrar. En mi caso, en forma de noticia, cuando veo que desde la Presidencia Argentina se denuncia que los juicios laborales atentan contra las Medianas y Pequeñas Empresas. Qué conveniente que en épocas de desempleo generalizado y con cuadros tarifarios que hacen imposible el normal desenvolvimiento de las cámaras empresariales, los noticieros, cómplices de los gobernantes generadores de crisis, vuelquen las culpas de los despidos en los trabajadores, justamente los principales damnificados del periodo recesivo. Pareciera sínico, en resumen, hablar de eso victimizando al que más tiene por encima del que con nada se quedará. Todo lo cual, se da lugar mientras uno de los grandes Ministros (del gobierno nacional) nos llena el alma y el corazón con mensajes del estilo: “Si tenés un auto OKM y tenés una discapacidad, no podés entonces cobrar la pensión por discapacitado…”, a este punto de violación de los Derechos Humanos hemos llegado.

Hablar de las encrucijadas que llevan a un camino de desempleo pleno está prohibido, en cambio sí vale contar anécdotas como que el mismísimo Presidente sopló las velitas junto a una dulce anciana que cumplía sus 104 años de edad. O, por otro lado, quienes a la mañana transmiten orgullosamente desde Nueva York, mostrando lo hermosa que es esta metrópoli y lo educada y limpia que la gente és cuando no es argentina, luego a la tarde reciclando sus fanfarrias, adaptando los caprichos a las necesidades generales de clase, recorren out-lets, negocios promocionales, buscan precios, ahora sí desde Argentina, invitando al ahorro a través de los mismos locales que ayer nomas, estos periodistas, denunciaban por ventas de productos ilegales. Claro está, la sensibilización barata de estos creadores de agenda, casi humanizados, se pone a la orden del día cerrando el informe con frases comprensivas y justificadoras, tales como: “Es que no hay un peso, jeje…”

En tiempos de ajustes acelerados, visto que la importancia está puesta de cara a definir a cuales minorías (más) seguir sacándole conquistas por ellas adquiridas, ganadas, tendremos que acostumbrarnos a permanecer acompañados, por la difusión, a través de medios que hablan insultantemente de cosas como por ejemplo: “la grieta en la política”, cuestión que entre otras cosas es obvia, ya que desde los primeros síntomas de la humanidad, una de las más importantes aristas de la democracia es el debate. Sin embargo, como advirtiendo la necesidad de desviar el foco de atención, volvemos a caer en la vieja y zorra chicana, de la discusión de las formas por encima de los hechos concretos. Es decir que, mientras se generan las condiciones objetivas, a partir de las cuales, un grupo privilegiado, empobrece y miserabiliza sistemáticamente la vida de cada día más personas, el problema según las televisoras es que el clima político está muy encrudecido (¿?).

La verdadera base, del sustento real, en los términos de una actualidad meritocrática-darwinista, podemos encontrarla en la división. Los que se suponen más aptos, una vez en la cima, nos proponen el odio al otro cercano, acentuando sus diferencias. De alguna forma, el distanciamiento nos debilita ante los ojos de los ostentadores de poder. Al pobre lo queremos, mientras pobre permanezca. He aquí la frase por excelencia: “Yo lo quería cuando era pobre, ahora que le está yendo bien cambió mucho, ya no sé si confiar en él…”. Al Cesar lo que es del Cesar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s