La Soberbia del Humano me saludó

“Viste papi, el humano me saludó…” decía el pequeño, mientras veía pasar al tren, desde un puente peatonal, luego de recibir el saludo del motorman. Muchas veces, a pesar de los receptores captar y comprender llanamente el mensaje, preferimos ostentar sabiduría, exclamando el pecado cometido por quienes  digan mal una palabra o escriban mal alguna frase. Por esto mismo, entiendo que la soberbia del humano, ha saludado siempre de cerca las miserias que de sus relaciones fueron surgiendo.

“Me poni la ropa yo solito…” “Esta rompido esto papá…”, palabras que siendo mal usadas son tiernamente recibidas cuando de una niña o un niño provienen, límites permitidos de la infancia no respetados una vez terminada esta. ¿A quién no se le escapó alguna vez decir rompido, siendo ya adulto?… A mi nó, diría la gran mayoría, avergonzada de solo imaginar haber cometido tan imperdonable error. La verdad, la palabra rompido, en particular, no se a ustedes, pero a mí me encanta. Es más, debería estar incluida en el diccionario. Frecuentemente suelo usarla  y me pone muy feliz cuando algún chico la escucha pronunciada de mi boca y no me la corrige, probablemente conociendo mi error priorizando mantener la charla.

Que si va con v o b, si se escribe con s o con c, dilemas eternamente improductivos que permiten salvaguardarnos en la miseria humana, al pronosticar que el otro es un burro, que no sabe escribir, lástima que en tal caso el mensaje termina siendo el mismo, ya sea que se escriba con s, con c, con v o con b, la paja en el ojo ajeno será escrita siempre con la misma tinta que la hipocresía a nuestras manos ha traído. Lo importante es sabernos, de alguna forma, mejores, aunque en algo sea, que los demás. O más triste aun, la enorme gratificación de saber que siempre existirá alguien peor que uno, alguien de quien valerme para sentirme menos residual. Se ve que las basuras inconscientes en nuestras mentes nos carcomen al ritmo que nos devoramos impacientemente unos a otros.

Ni hablar si el posicionamiento nos jerarquiza entre mejores y peores, siendo siempre ganadores los que desenfundan su furia contra esos, postergados, que no han tenido igual suerte en los caminos de la vida. Se me hace muy difícil pensar en superación cuando las rutas han sido tan obviamente diseñadas, solo para captar a sus grupos, predestinadamente selectos. Quién pudiera reconocerse triunfante en un mundo tan propenso a la exclusión…

La soberbia del que todo cree saber, no es más que una pena de desaprendizaje…¿qué nos quedaría entonces por vivir, si realmente todo lo supiéramos? Esa contradictoria tristeza, de aquel que ya nunca podrá sorprenderse por no equivocarse, o que al menos eso supone. Ese que todas las vivió, pero que, sin embargo, no ha caído aun en la cuenta que, probablemente, la falta de sorpresas accidentales se derive como consecuencia de la quietud y el estancamiento, los mismos que le han servido como sustento de base para la burla, contra el tonto que en su caminar tropieza al moverse.

2 pensamientos en “La Soberbia del Humano me saludó

  1. Llama la atención el hecho de que los niños regularicen perfectamente el sistema verbal: rompido/roto, molido, cosido… aunque habrá niños que digan, dompido. Hace años, Agustín García Calvo comentaba las entradas del DRAE referentes a ‘leísmo’ y ‘loísmo’, entonces definidas como error -hoy ya se definen como empleo-, y decía que no había que ser tan duro con quienes cayeran en tan censurable vicio. Ironías aparte, pienso que el buen uso del idioma -tan bien tratado por los hablantes en tierras americanas- aunque sea motivo de orgullo, no puede ser arma arrojadiza contra nadie, ni rasgo de distinción de clase; y mucho menos arma con que escarnecer a quien lo usa no incorrectamente sino con arreglo al habla de su familia, pueblo o comarca: no hay buen o mal uso de la lengua sino variantes dialectales o sociológicas. En cuanto a la ortografía -imposición motivada por la historia-, pienso que es conveniente hacer lo posible por seguir sus reglas, es una forma de cuidar la lengua común.

    Gracias y un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s