CRISTINA KIRCHNER ES GAY

Probablemente, para el caminante diario de a pie, ver a dos mujeres (o dos hombres) besándose en la calle genere una cierta repulsión, pero ¿a qué se debe un rechazo tal? ¿Cuál es el problema a partir del cual la sexualidad, las sexualidades, sean motivo de polemizar? Y es que existen determinados parámetros, normas sociales, que nos llevan a confluir, chocando en forma sistemática, con paredes de difícil derribe a los confines de nuestras conciencias.

Y así cómo algunos mensajes, recibidos a lo largo de nuestras vidas, terminan penetrando en lo profundo de nuestras mentes, el análisis de estas reacciones no estará desprovisto del negocio que por detrás de cada relato pueda permanecer ocultamente envuelto. Gestos, simbologías, semiótica, semiología, en fin, formas de demostrar representaciones con las cuales la identificación de muchos se va trasladando en espacio y tiempo, adecuando sus persistencias acorde las comunicaciones reinantes lo permitan. Lo mismo sucede en torno a los axiomas políticos. Podemos percibir, cómo determinadas palabras van siendo cargadas de negatividad o positividad según a quien o quienes refieran los informes.

Los tonos de vos, las maneras en las que se mira y se comunica hacia el/los invitado/s, según los lugares de los cuales provengan, a pesar y más allá  de la supuesta objetividad de entrevistadores, quienes hoy por los tiempos que corren se presentan a sí mismos como democráticos por apolíticos. Es decir, mostrando enfáticamente las razones por las que se puedan autodenominar con aptitudes y capacidades que los avalen, en teoría, a no advertir simpatía alguna, respecto de ninguno de los candidatos ¿será todo esto cierto? Eruditos de la economía, gigantes de un futuro tecnológicamente innovador, aprobadores de tablitas financieras, tecnócratas del más allá. Figuritas a la altura de un presente que señala con buen ojo al “mejor equipo de los últimos 50 años”.

Y como la digitalización de las comunicaciones ha superado las lógicas del relajo, debemos renovarnos a cada instante, aun al precio de olvidar lo que ayer sucedió, como sí de hecho hubiera ocurrido siglos atrás. En el caso argentino, por ejemplo, no pudiendo hablar más de herencia pesada por aburrir a todos, sin obviamente incluirse jamás las verdaderas razones que generan pobreza y desocupación, entre tantos otros índices negativos de la actualidad, no queda entonces mayor opción que tener que recurrir a los ya conocidos focos de distracción. 2017, tal como a comienzos de Siglo, la agenda mediática propone fervientemente secuestros, mafias, inseguridad, de más está decir que con ayuda del arte del cinismo todo pasa a ser culpa de las poblaciones villeras. Así de fácil. Mega operativos de las Fuerzas de Seguridad transmitidos, orgullosamente, a dúplex con los grandes medios audiovisuales.

Se le llama “polémica” a la promo conocida como 2×1, beneficiando con la excarcelación a un condenado por crímenes de lesa humanidad. Se relativiza el Terrorismo de Estado y en resabio de épocas renacientes, se vuelve a instalar la “teoría de los 2 demonios”, invitando a debatir a la hija de un militar, muerto a manos de un combate con focos guerrilleros. No en soledad, atendiendo, al igual que en los ’70 y los ’90, a un contexto de crecimiento en los sectores financieros, los grandes productores del campo, en fin, con la Patria Contratista en pleno auge.

Y así es un poco como se fue y se va logrando imponer, sin la fuerza, un modelo económico que, históricamente,  había perdido siempre en las urnas. El periodismo, que debiera dejar a disposición de todos nosotros los panoramas que permitan acercar el análisis a la realidad, no hace hoy más que acentuar frases del estilo: “está bien lo que plantea…”, realizando afirmaciones que comienzan: “después de tantos años de corrupción…”

Desconocedoras y al mismo tiempo, perversamente, beneficiarias de toda crisis, las funcionalidades, si bien aún no se han hecho explícitas, van dejando sus evidencias en el camino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s