El Alfredo y la civilización del bárbaro

En sus nuevas formas, estos últimos días, hemos sido testigos de la vuelta a un viejo debate. Se trata de aquella dicotómica discusión que, cargando más de un siglo sobre las espaldas de nuestra amada Argentina, puede ser identificada a partir de la lógica que separa a unitarios de federales, civilización y barbarie.

Quienes hayan conocido de Juan Moreira, o de Sarmiento con su tan preciada obra literaria: El Facundo, sabrán que nuestro país, tal como lo concebimos, no puede ser comprendido por fuera de estas antítesis. Jorge Luis Borges, también de mirada europeizante, nos permite atender siempre a la estética ciudadana de lo lindo por un lado, lo feo por el otro (el campo). En tanto que, el gaucho y la rebelión popular permanecerán asociadas al barro y a  la suciedad. La versión siglo XXI, nos pone a mano una extraña deformidad en la materia: El Alfredo. Mezcla de caudillo, pero a la vez defensor de intereses impopulares.

“Defenderé la República con las armas, en la calle, si es necesario”, así fue como este  particular Batman peronista nos abrió las puertas a un nuevo enfoque, tras denunciar un proceso desestabilizador, contra el Presidente Mauricio Macri, como consecuencia de una seguidilla de movilizaciones reclamando en defensa de la salud y la educación pública, contra la delicada situación laboral, entre otras cosas. Pero, lejos de estar solo, encuentra El Alfredo, en Babi, probablemente a uno de sus suscriptores más verborrágicos. Y para ello, la mejor manera de plantar bandera, yéndose a las manos (trompadas) con un periodista opuesto a sus ideales, a quien de paso acusaba de tener olor a kirchnerista. Babi, nos ha sabido deleitar con memorables frases, tales como: “ponía el himno cada vez que la Gendarmería le pegaba a uno de esos negros… esos negros de mierda nos pegaron durante doce años, nos sacaron toda posibilidad de trabajo (¿?)…”. También Mirtha y sus visionarias palabras, “el campo va a salvar al país…”, no son ajenas a este formato. Tengamos en cuenta que, cuando la señora afirma el campo, obviamente lo está haciendo en referencia a los dueños de los campos, que no es lo mismo. En el fondo, de lo que estamos hablando, sin decirlo, es de la república de los pocos, contra la patria de los muchos

Lo curioso, a los ojos de la historia, es que tanto “El Alfredo” como “El Babi” han respondido, en ataques discursivos, contra la Barbarie, pero no de las elegantes formas que supusieran la escisión de un civilizado, respecto de las masas populares enardecidas. Quedará por preguntar: desde qué lugar querrán civilizar, siendo ellos mismos los primeros en levantar la voz y agitar las palmas. Será pues, que estamos asistiendo al comienzo de una nueva etapa, para este fenómeno al que tan acostumbrados nos tiene la Argentina. Quizás debamos, a partir de ahora, hablar de: los bárbaros civilizados, o bien de; los civilizados en su barbarie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s